viernes, 23 de febrero de 2007

UrbanPR, Coca Cola y un nuevo concepto: "integridad social o virtual"





“La integridad de una persona, me contaron, es lo que esa persona es en la oscuridad, cuando está sola y nadie la mira.”
Rushworth M. Kidder.


En la claridad de la metáfora de la definición de Kidder (1) tenemos también la prueba para constatar el valor de tal integridad en cualquier individuo u organización. Simplemente deberemos intentar descubrir cómo se comportan cuando creen que no son observados, cuando no haya aprobación social para la que trabajar, cuando sean libres de hacer lo que su conciencia les dicte.

Debido al estilo de vida actual, los momentos en que nos encontramos solos frente a nosotros mismos, con una decisión entre manos que nadie premiará ni castigará, sólo nuestra conciencia, no son muchos. Por el contrario, sí lo son, aquellas circunstancias en las que, de acuerdo a cómo actuemos, construiremos la visión social de nuestra integridad.

Es esta visión social, la que tiene forma de constructo y la que muchas veces lleva inclusive a los mismos individuos u organizaciones a creer que es ésta su verdadera integridad, sin tener en cuenta que el constructo puede ser correspondiente, en espejo, o completamente disociado de la verdadera integridad, la de la luz apagada. Las personas, o las organizaciones son íntegras, cuando no hay fisuras entre los estándares morales que sostienen profesar y sus acciones, no cuando los demás “creen” que son íntegros.

Son producto, alimentan y se retroalimentan de esta suerte de “integridad virtual” los numerosos premios (cada día son más) de distinta índole, que ponderan distintos conceptos, y que estimulan por parte de los distintos profesionales e instituciones la prosecución de la construcción de esta “integridad”, y que a su vez, también pugnan por generar su propio concepto de integridad.
Editorial Dossier, por caso, entrega desde 1998 el premio Jerry Goldenberg(2) para reconocer el constante esfuerzo por la capacitación y la búsqueda de excelencia por parte de los profesionales argentinos.

Suponemos, y les rogamos a los responsables de Editorial Dossier que si así no fuera, nos lo hicieran saber inmediatamente para poder rectificarnos, que el término “excelencia “ en la definición del premio hace justamente referencia a lo que hemos definido operacionalemente en este artículo como “integridad”. Bien, una vez hechas estas aclaraciones, felicitamos a la mejor consultora de Relaciones Públicas del año 2006, Urban PR, y a la mejor Profesional del Área de RR.PP. de Empresa del mismo año, Señora María Marta Llosa, por Coca Cola, quienes fueron distinguidas con ambos galardones en función del constructo social que se tiene de su integridad.

Como muchos saben, nuestros medios hace varios meses vienen sosteniendo una ríspida discusión con la empresa Coca Cola, por su agua mineral Dasani, y las polémicas suscitadas en torno de ésta. Nuestro medio quiso acceder a la versión oficial, y sólo recibimos una carta mal redactada por parte de la premiada Señora Llosa. ¿Qué llevó a la Señora Llosa, premio 2006 a la excelencia profesional en el Área de RRPP de Empresa a enviarnos un correo electrónico que ni siquiera pasó por un corrector ortográfico? La convicción de que tal acción no afectaría el constructo de su integridad, ya que nadie se enteraría. Lo mismo que habrá pensado cuando telefónicamente deslizó la velada amenaza de que estaba poniendo en riesgo mi prestigio y mi trabajo, al respaldar estos artículos, acción que obviamente tampoco sería jamás evaluada por los estandares del constructo.

Más tarde, fuimos maltratados mediáticamente por los chupamedias, que poco entienden de Comunicaciones o de rumores y mucho menos de integridad. Sin embargo, cuando todo parecía aplacarse, cuando ya habíamos decidido “en la oscuridad y a solas con nuestra conciencia”, que habíamos cumplido nuestra parte, y que quedaba en las autoridades terminar de dirimir el tema, recibimos el llamado de la Señora Gabriela Korovsky, directora socia de la también premiada Urban PR, quien nos cita para tomar conocimiento de lo ocurrido, ya que ella nunca había tomado contacto con el tema, zarazazazaza. Muy cordial la reunión, en la que recibimos merchandising de Coca Cola (¿?) y se nos volvieron a mostrar por milésima vez las “supuestamente contundentes” pruebas de Coca.
A las pocas horas de tal encuentro, recibimos el siguiente correo electrónico:


“Al pricipio senti curiosidad sobre el tema ¨Dasani¨ y pense que ustedes lograrian traer un poco de luz al asunto y con el correr de los post me doy cuenta que, la supuesta investigacion, se transformaba en una rencilla particular y caprichosa contra Coca Cola,
Ahora bien, no hubiera sido mas facil investigar mediente diferentes laboratorios si realmente es agua de la canilla y tiene elementos cancerigenos?
Si estos resultados hubieran sido positivos, no tendrian mas armas para enfrentar a Coca Cola e ir a la JUSTICIA y denunciar este hecho
estos datos hubieran ayudado a llevar mas tranquilidad a nuestros hijos, sin necesidad de alarmarse ni realizar sentadas en los super.

Si realmente este hubiera sido el interes, se habria echo algo al respecto, pero evidentemente no lo era, y la supuesta investigacion se torno en una necesidad personal (Del editor) de que Coca Cola haga un meaculpa y se autoflagele en publico.
Me pregunto si la nesecidad de alimentar su ego, no lo llevo a confundir una investigacion seria con un capricho histerico, que obviamente, el unico que se perjudica es el lector, ya que hace rato sus asuntos personales con Coca Cola dejaron de ser interesantes para el lector.
Me interesaba saber si dasani es perjudicial o no, y a usted le interezaba que lo recibieran en Coca Cola con bombos y Platillos.
Una Lastima
Me parece que subirse a un rumor, no investigar ,apelar a momentos dramaticos y obscuros de nuestro pasado, simplemente para terminar diciendo que usted, no esta de acuardo en como se manejaron en una ¿crisis? es una muestar mas de que en la Argentina es mucho mas facil correr detras de un rumor, que enfrentarlo y resolverlo.
Pero para eso hace falta mas, mucho mas, que un mail a Coca Cola

CHAN!!!!!!!!!!!!!!!!”

(en este lugar figuraba una dirección de correo electrónico, que probablemente saliera como firma predeterminada cada vez que se enviara un mail desde la máquina que se utilizó, que corresponde al esposo de la Señora Korovsky . Dirección que decidimos preservar)

Al recibirlo, no le dimos mayor trascendencia, y contestamos lo que a nuestro criterio correspondía a una misiva de tal agresividad:

Estimada Gabriela:
No creo que te hayas visto muy perjudicada por nuestros artículos, porque además siempre tuviste la opción de no leerlos.
Creo que tu inspiración y verborragia por momentos incomprensible, no se corresponde con nada de lo hecho hasta ahora. Te recuerdo que somos un medio periodístico, y como tal, nuestra responsabilidad se limita a denunciar los hechos ante las autoridades, quienes deben realizar los análisis que nos exigís, otra vez equivocadamente.
Con respecto a lo que llamás rencillas particulares, no comprendo a qué te referís, pero creo que simplemente tu punto de vista se basa en tu intolerancia del disenso propio de la vida en democracia.
Tu nivel de agresividad e intolerancia hacen que no considere oportuno perder mi tiempo en explicarte la diferencia entre "subirse a un rumor" como tu chabacano modo de dirigirte a alguien que jamás te faltó el respeto te llama a decir y analizar la comunicación de una empresa, que es un derecho que nos asiste, así como asiste a cualquier periodista criticar los actos del presidente. Si esperabas la verdad revelada, de nuestros artículos lamento no haberte complacido. Sí te ruego que en lo sucesivo, si decidieres dirigirte a nosotros nuevamente lo hagas desde un tono menos pretencioso, y menos agresivo. Por último te sugeriría que pases tus mensajes por el corrector ortográfico, antes de enviarlos. Queda horrible hacerse la cínica con faltas de ortografía
Atentamente
María Gallego



Jamás imaginamos que sólo un rato después llegaría un correo de una Gabriela Korovsky que respondía por sobre la respuesta que “El portal” había enviado al correo mencionado más arriba, destrozada por el malentendido y sin explicaciones por lo ocurrido. En la mejor de nuestras voluntades, pusimos a disposición de Urban a nuestro equipo técnico que rápidamente descubrió que si bien los correos tenían todos los codex internos casi idénticos, había una diferencia, en la identidad de la computadora que demostraba que el correo no había emanado de la computadora de la Señora Korovsky, aunque le aconsejamos a Gabriela que chequeara en su entorno, ya que en la misiva figuraba información que sólo había sido revelada en la reunión de la que participaron María y ella, lo que hacía suponer que el correo pudo haber sido escrito por alguien muy cercano a ella.

La historia sigue, porque en el día de ayer fuimos citados a Coca Cola, ya que en palabras de la Señora Cheja, presidente de Urban, les habíamos abierto los ojos sobre una serie de temas, que sería interesante compartir con Soledad Izquierdo. Estos temas, los desconocemos, ya que sólo fuimos citados para ser “puestos en el que estas “señoras” creerán que es nuestro lugar” mediante constantes faltas de respeto. Quizás a esto lo llaman acciones de RR.PP las personas sin integridad ni formación profesional a cargo de la comunicación de Coca Cola, quienes no sólo carecen por completo de la capacidad de desarticular cualquier duda que exista sobre sus productos, sino que además, maltratan a los medios.

Quizás si no tuviéramos el coraje necesario para pelear por la razón que nos asiste, habrían cerrado otra “acción exitosa”, que las habría posicionado aún más dentro del constructo de su “integridad virtual”.

La falta de respeto demostrada por la Señora Korovsky en esta nueva reunión, la falta de explicaciones de la Señora Cheja sobre todos los temas comentados, y la sensación de que nuestra integridad había sido utilizada hicieron que repasáramos todos los intercambios sostenidos con Coca Cola y Urban PR. Cuando rechequeamos el mail recibido después de la primera reunión con Korovsky, la conclusión de nuestro departamento de técnica fue terminante, el correo fue enviado desde la computadora del esposo de la Señora Korovsky.

El diccionario Webster, probablemente, la más citada fuente de consulta acerca de significados, define “coraje” como la fuerza mental y/o moral para aventurarse, perseverar y soportar el peligro, el temor o la dificultad con firmeza y resolución. Pues bien, seguiremos con coraje, luchando en contra de la “integridad virtual”.

Lic. Antonio E. Di Génova

(1)Rushworth M. Kidder es el fundador y presidente del Instituto de Etica Global en Camden, Maine, Estados Unidos. Periodista de negocios, hoy en día es un autor prolífico de libros sobre comportamientos éticos en campos tales como la Publicidad, la Ciencia y la Ecología

(2) fundador en 1980 de la Editorial y cuyos logros no podríamos citar, ya que la incomprensible redacción de quienes intentan explicar quién fue esta rutilante personalidad de las Comunicaciones nos lo impide

3 comentarios:

journalist dijo...

Soy periodsta de negocios en uno de los medios más grandes de Argentina y he tenido que padecer la mala educación de Urban Press durante años. Son lo menos profesional que existe.
Sin embargo, saben presionar a las gerencias comerciales de los medios debido a que sus clientes tienen grandes pautas comerciales en los medios. Los periodistas detestamos a Urban y sus clientes, pero nuestra oficina comercial nos obliga a cubrir sus eventos sólo por presión económica. Somos varios los que estamos esperando que la "burbuja Urban" explote en el aire, porque como consultora de RRPP dejan mucho que desear. Mi solidaridad con ustedes, no aflojen.

Koka Kola dijo...

Una gerenta de RR.PP. de Coca Cola NO PUEDE escribir así. Con estos hechos me doy cuenta que esta empresa multinacional es un nido de ratas analfabetas (algo parecido ocurre en Urban PR). Pensar que yo estudié 7 años comunicación y RR.PP. para lograr excelencia. Pero me equivoqué de país.
Fuerza con su lucha.

Anónimo dijo...

Esto es mas de lo mismo...como sucede con MC Donalds y sus hamburguesas mal cocidas...q paso...cuanto le pagaron a las victimas por su silencio y a los periodistas por su complicidad ? Estamos luchando contra empresas mas poderosas que un Estado, de uqe snos asombramos...de una Facundo Arana hipocrita ?? Es el mismo que se hace el escalador , el deportista de riesgo y subio al aconcagua (nunca llego a la cumbre) con porteadores que le llevaban la mochila para q el no se canse...puro Marketing....lo que pasa q las mujeres se chorrean cuando lo ven y no saben distinguir una verdad de una mentira. tal como vos bien decis, o mejor dicho como dice la biblia de propaganda nazi, hay que adecuar la mentira al nivel cultural de la poblacion..y que podemos esperar de un pais que reparte sus noches entre Tinelli y Gran Hermano. Facundo Arana existe por que tenemos lo que nos merecemos. EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS...VIVA LA MEDIOCRIDAD!